Alcaldes exigen a la Gobernadora trato igual en programa de confinados que laboran en recogido de desperdicios sólidos

El presidente de la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico, José ‘Joe’ Román Abreu reaccionó a informes de prensa que indican que el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) creó un programa para que un grupo de confinados se encargue del recogido de la basura, donde el único municipio beneficiado es Arecibo. Muchos recordarán que en la administración de Luis Fortuño, el alcalde de Arecibo, Carlos Molina fue Secretario de Corrección y su jefe de la división legal era Erik Rolón, quien dirige dicha agencia.
“Ahora sabemos porqué Ricardo Rosselló se reunía exclusivamente con los alcaldes de su partido y excluía a los asociados. Si la Gobernadora Wanda Vázquez dice que no es política y viene con nuevos estilos, aquí tiene una buena oportunidad de demostrarlo. Que ordene el Secretario de Corrección que ese acuerdo esté disponible para los demás municipios”, expresó Román Abreu, alcalde de San Lorenzo.
El acuerdo del DCR con Arecibo permite desde julio pasado que una brigada de 13 confinados de mínima seguridad recojan la basura de 7,861 viviendas una vez en semana, donde Corrección aporta cinco camiones y provee el equipo para que los confinados trabajen. A cambio, el Municipio ayunta paga al DCR $1 por cada casa en la que se recoge la basura.
“Es una buena idea y no veo razón para limitarla a un solo municipio. En la medida en que podamos ser parte de la rehabilitación de los confinados, fomentar el trabajo y mantener a Coamo limpio, yo quiero ser parte de ese esfuerzo”, opinó el alcalde Juan Carlos ‘Tato’ García Padilla. “Nosotros tenemos a la cárcel Las Cucharas relativamente cerca, al igual que Salinas y Villalba, por ejemplo”, añadió.
En el caso de Coamo, García Padilla invierte anualmente $1.4 millones en el recogido de desperdicios sólidos. En el caso de Arecibo, los camiones de recogido de basura en la ciudad los pagó el DCR a un costo de $950,000, pagados con fondos del caso federal Morales Feliciano tras obtenerse el visto bueno del tribunal.
Por otro lado, el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández destacó que cuando llegó a la alcaldía en el año 2013, el gasto en recogido de basura era casi de un millón de dólares anuales por medio de una empresa privada “Ante ante la realidad fiscal, tuve que realizar las labores con equipo y personal municipal. El ahorro es sustancial, pero la realidad es que ese acuerdo que tiene Corrección con Arecibo debe ofrecerse a los demás municipios”.
Mientras, el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán, tomó una decisión distinta a su homólogo de Villalba y procedió a poner el recogido de desperdicios sólidos en manos de una empresa privada mediante contrato. “Claro, en aquel momento yo no tenía esa opción que Arecibo tiene ahora con Corrección. Estoy de acuerdo con los compañeros, ese acuerdo debería estar disponible todos los alcaldes que interesen”.
Dicho proyecto de recogido de basura es posible gracias a la Ley 251 del 4 de diciembre de 2018, que enmendó el Programa de Empresas y Adiestramiento al Trabajo para los confinados. La enmienda busca la creación de cooperativas correccionales.
Advertisements