Compañía mantendrá sus empleados trabajando desde casa

A pesar de que en el país ya comenzó la segunda fase de reapertura de establecimientos y el regreso escalonado al trabajo, la compañía Kimberly-Clark anunció que mantendrá su personal administrativo y de ventas trabajando desde sus hogares, ya que la salud y seguridad de sus colaboradores, familias y consumidores sigue siendo prioridad.

La compañía detalló que desde los inicios de la crisis mundial generada por el COVID-19, tomó la decisión de enviar al 100% de su personal administrativo y de ventas a trabajar a distancia desde sus hogares, además de implementar una serie de iniciativas en sus oficinas, fábricas y centros de distribución; para cumplir con las directrices del gobierno y las autoridades de salud a nivel global y local.

Según informaron la determinación del trabajo a distancia permanecerá y solo el personal de las plantas y centros de distribución se mantendrá asistiendo a su lugar de trabajo.

Kimberly-Clark añadió que para mantener el trabajo a distancia la empresa dio a sus empleados entrenamientos en temas de crisis, recomendaciones de ciberseguridad, conectividad, lineamientos de uso en redes sociales y charlas de salud sobre el Covid-19.

Las compañías no están exentas de promover los protocolos para prevenir el COVID-19, por esta razón Kimberly-Clark ha implementado importantes medidas con todos sus colaboradores. “Hemos actuado con rapidez para retrasar la continua propagación del virus, pues la salud y la seguridad de nuestros consumidores, colaboradores, socios y comunidades es nuestra prioridad número uno. Al mismo tiempo, aseguramos que la continuidad de la operación no se vea afectada; tenemos el compromiso de brindar bienestar a las personas y proporcionar productos esenciales de higiene para que su calidad de vida no se vea afectada”, afirmó Ailsa Valledor, Gerente General de Kimberly-Clark Puerto Rico & Caribe.

La compañía cuenta con más de 2,000 de colaboradores en las plantas en Puerto Rico y centros de distribución de los cuales un porcentaje fue enviado a sus hogares, debido a que se encontraban dentro de la población de alto riesgo; el 100% mantiene su trabajo a distancia.

“Durante 148 años, Kimberly-Clark ha cumplido el compromiso de mejorar la vida de las personas y brindarles lo que les es esencial. Y en este momento desafiante, este compromiso nunca ha sido más fuerte”, explicó Gonzalo Uribe, vicepresidente de la región norte de Latinoamérica de Kimberly-Clark.

Informaron, además, que en las plantas y centros de distribución se reforzaron las medidas de limpieza y seguridad a través del distanciamiento social en las cafeterías y camiones. Se les brindó equipo especial de guantes y mascarilla al personal y se realizaron rotaciones de turnos y escaneos de temperatura en los puntos de entrada. De igual forma se ha reforzado el lavado de manos y uso de gel antibacterial.

La compañía también les ofrece a sus empleados licencias de ausencia de emergencia, asistencia médica en línea, un programa de apoyo emocional; así como pautas de accesibilidad para visitantes, restricciones de viajes, entre otras.  

“Agradecemos el compromiso de nuestros más de 4,500 empleados de toda la región, que durante esta situación tan crítica han dado lo mejor de sí mismos, y también a nuestros socios y consumidores por inspirarnos todos los días. #JuntosIremosAdelante para asegurarle a las personas que cuenten con los productos esenciales en este momento que tanto lo necesitan”, puntualizó Uribe.

La compañía recientemente realizó una donación a través del Banco de Alimentos de Puerto Rico, entregando 800 cajas de productos entre los que se encuentran pañales y toallitas húmedas